Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Su corazón

Su corazón [Inspirado en 'el Alquimista' de Paulo Coelho]

Intentaba escuchar su corazón. Era un corazón difícil. A veces, su corazón, se pasaba horas explicando historias del pasado, removiendo las aguas espesas de sus recuerdos.

Pero él sabia que el futuro era de Dios, la única forma de adivinar el futuro era por las señales del presente. Si prestaba atención al presente, lo podría mejorar y esto ya era construir un futuro.
Su corazón le decía que olvidara el futuro y viviese cada día su vida con confianza.
Quería conocer su corazón. Éste controlaba casi directamente sus pensamientos. Ya sabía que sus pensamientos tenían que concentrarse en el presente valiéndose de la experiencia del pasado para cimentar un futuro.

Ahora quería escuchar sus ritmos. A veces se alteraba o se emocionaba por cualquier cosa, entonces latía con más frecuencia.
Tenía varias intensidades. Cuando el chico era pequeño y llegaba a su casa corriendo asustado, se tumbaba en su cama entre sollozos ahogados en su almohada y podía notar en el pecho fuertes y largos latidos. Recién despierto por las mañanas holgazanas entre respiraciones profundas apenas lo notaba latir.

Pero su corazón no era sólo un músculo, quería saber qué era lo que lo movía. Su alma. Su corazón le hablaba sin descanso aunque él no le escuchase.

“Cuando no sigues mi consejo hablo flojito pero nunca callo. Me puedes sintonizar cuando quieras pero intento no hacerme notar para no interferir, para que no te sientas triste desobedeciendo tu corazón.”

El corazón no sólo le daba consejos en sus decisiones y le daba su visión del mundo y la vida. También albergaba sentimientos, como el miedo. Miedo a no conseguir sus metas.

El corazón era su consejero pero a menudo se peleaba con él, se sentía traicionado por él. Tenía que conocer bien a su corazón. La traición es el golpe inesperado. Mediante el conocimiento la traición se desvanece. Así conocería sus sueños y sus deseos. Sólo así sabría cómo tratarlos. Nadie puede huir de su corazón, más vale escucharlo.

Así fue descubriendo todos los puntos débiles, trucos y trampas de su corazón. Supo que su corazón sufría en los amores y sueños rotos, en los momentos que podrían haber sido buenos, en las oportunidades perdidas de descubrir algo nuevo.

A veces, notaba que su corazón estaba en silencio. Entonces podía descansar por completo, se sentía en paz.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres