Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Dos culturas, dos cerimonias.

No es nuevo que os hable sobre elementos opuestos o contradicciones para destacar algunos aspectos o ideas.
Hoy contrapongo dos celebraciones religiosas que he tenido ocasión de presenciar.

El caso es que domingo pasado llegaron a mis oidos voces muy alegres, cantos y músicas exóticos para mi pero muy agradables, cálidos y tan potentes que me arrastraban hacia ellos empujándome a bailar. Siguiendo las voces fui acercándome a una sala donde se celebraba algún concierto, fiesta o algo por el estilo. En las inmediaciones de la sala había un grupo de gente negra de piel vestidos para la ocasión. Las mujeres llevaban esos vestidos africanos tan festivos y elegantes a la vez. Los hombres, al estar en Italia todos nosotros, no eran menos y lucían unos trajes impecables.
Al poco tiempo me fijé en las letras y también en las actitudes de los asistentes. Las letras eran religiosas, pedían/daban las gracias a Dios y contenían palabras de agradecimiento o esperanza. Era un gospel africano en toda regla. Una celebración muy animada donde el público aplaudia y los niños corrían sin miedo a molestar puesto que era imposible competir con el estruendo que hacían las bateria, guitarras, tambores y voz…

Al cabo de un rato fui a la misa de los franciscanos que estaba a poco más de 30 metros de donde estaban los africanos. Europa y Africa. Qué diversidad de gente, de cultura, de actitudes. Una misa católica es la otra cara de la moneda de una fiesta. El tono monótono, las palabras musitadas que repiten una y otra vez una oración aprendida sin ningún entusiasmo…

De todas formas las dos celebraciones tienen contenidos o fondos similares. Pero la cultura determina la expresión mística de los pueblos y son reflejo de la forma de ser de las gentes. Ejemplo de esto es ver algunos africanos llegados a las costas europeas por mar y mientras son atendidos (o detenidos), siguen cantando, sonriendo o bailando.
Ante las dificultades o los misterios místicos se puede poner cara seria o risueña, no significa que unos se lo tomen más en serio que otros. En nuestra cultura identificamos alegría con irresponsabilidad y seriedad con eficacia. Tal vez deberíamos reconsiderar nuestra filosofía para ser más optimistas y sonreírle más a la vida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Ambrosía -

He entrado en este lugar por casualidad... y me gusta lo que leo.
Estoy totalmente de acuerdo en que nuestra cultura debería practicar más la sonrisa, y aprender a ver el lado positivo de las cosas.
Seguiré entrando por aquí si me lo permites...
Un beso...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres