Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Carmen,

Carmen,

Los que conocéis mis escritos sabréis que suelo contraponer dos mundos cuando hablo de "relaciones amorosas": el masculino y el femenino.
Parece ser que los directores utilizan el mismo recurso para contar historias. O eso me parece a mi. No se trata de una película que narra la historia de "amor" entre un hombre y una mujer. No. Más bien se trata de un amor (con apellidos: posesivo, romántico o lo que sea) que une no sólo dos vidas sino al Hombre y a la Mujer genéricamente. Me refiero a que, en la película, Carmen personifica la feminidad y el soldado representa la masculinidad. Así pues, el director tiene muy claros los rasgos femeninos y masculinos a plasmar en los personajes.

En este caso Ella(Carmen) representa la seducción femenina más cegadora.
Él(soldado) se siente abducido, ligado y enamorado loca y apasionadamente.
Representa la impulsividad instintiva que caracteriza lo masculino.
La relación que los une tampoco es agena a los tópicos.
Carmen aprovecha su atractivo físico para desarmar a los hombres y conseguir lo que quiere. Nunca amará al soldado. Cuando él la quiere sólo para él, ella huirá de cualquier compromiso.
Él siente pasión por ella y con el tiempo esa pasión madura un poco.
No mucho. Creo que ni de él hacia ella ni a la inversa se puede hablar de amor sino como mucho de atracción física, enamoramiento... De hecho, si en uno de los sentidos no hay lo mismo no se puede hablar de amor. El amor no es de uno hacia otro sino mútuo. Si a alguien le parece obvio que piense porqué creemos que tiene sentido decir 'te amo' sin que el amor sea mútuo y compartido.

Lo más interesante de la película es el final. Él no puede hacer que Ella le ame, no puede cambiarla, se siente desesperado, impotente ante las contínuas infidelidades de Carmen. Llegando a matar a los ’amantes’ que sorprende con Ella. La pasión siempre define su relación y conocer a Carmen le lleva a matar desde el primer momento, "tu me has convertido en asesino" dice en la peli... Él no la acepta, no se conforma. No puede renunciar a su instinto, a la atracción que siente por ella. Reconoce que no puede borrar de su vida a Carmen por mucho daño que le haga ésta relación. Sólo quiere cambiar a Carmen.

Se equivoca, la misma atracción que sintió por ella la sienten muchos otros. Carmen no puede parar de seducir, es así. Bien por intereses económicos, por diversión o capricho.

Él se deja llevar por su instinto y por las pasiones. Ella de alguna forma necesita un hombre como referente y a la vez a quién poner los cuernos pero esa idea es incompatible con la de él.

Como toda relación desequilibrada por las pasiones y las ideas distintas de amor, estaba destinada, desde el principio, al más dramático desenlace.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

mICrO -

El amor, esa locura, sin cordura, sin sentido, y maravillosa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres