Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Al otro lado del cristal.

Al otro lado del cristal.

Ella estaba muy enamorada de Él y Él de Ella. Se habían visto por última vez hacía mucho tiempo. El tiempo. Dicen que cuando uno lo pasa bien vuela pero que, caprichosamente, en los momentos críticos se entretiene.

Sino, piensa un momento en tu infancia. ¿No te parecen eternos esos años de la infancia? El cole. Llegar a las 9 y llegar a casa a las 17:45h, buffff... una eternidad. Cada hora de clase se hacía larguísima, interminable, soporífera, densa, pesada...
Si la profesora nos hacía permanecer en silencio 1 minuto, no aguantábamos ni 15 segundos hasta que a alguien se le escapaba la risa.

Quizá te has enamorado alguna vez. ¿Cuánto duró la emoción del primer beso? ¿Y la consternación al recibir una noticia terrible?¿Y el mejor viaje de tu vida? ¿Y la tristeza por la muerte de alguien muy especial?¿ Y la explosión de emoción del estadio de futbol de tu equipo favorito al marcarse un gol en el último minuto? ¿Y el terror o miedo antes de descubrir el origen de unos pasos, señales sospechosas...?¿Y la satisfacción por haber aprobado el exámen de conducir?

Eso mismo pensaba Ella, qué relativo era el tiempo. Durante varios meses había conocido a un chico increible y ahora, hacía 2 meses que no le veía. Durante este tiempo muchos recuerdos en forma de imágenes habían poblado su mente, su corazón, su dia a dia, su vida. Había guardado fotos, escritos, mails, cartas, pequeños detalles suyos como tickets de museos, entradas de cine, cualquier cosa que tuviera que ver con Él.

Hoy, el dia le deparaba una nueva imagen sorprendente. Se levantó de la cama y, como cada mañana se fue al baño... Se desnudó y, al mirarse al espejo, le vió. En vez de ver el reflejo soñoliento de una chica joven vio el torso desnudo de un chico: Él. Abrió y cerró sus párpados varias veces y la imagen no desaparecía. Cerró la puerta del baño y al volverse hacia el espejo, Él seguía ahí. Estático y con los brazos estirados, inmóvil. Ella se acercó al cristal poco a poco. El escaso metro y medio que les separaban tardó en cubrirlo un par de minutos. Muy lentamente sus cuerpos se fueron acercando hasta estar a escasos milímetros uno de otro y, sin embargo, tan lejos. ¿La fina capa de un cristal? ¿Cómo de cerca estaban, existía el tiempo o el espacio para ellos o siempre que estaban juntos, uno delante del otro, el tiempo parecía pararse y el espacio no ir más allá de sus bocas, sus rostros y sus cuerpos?

Entonces, Él, empezó a moverse y sus movimientos se coordinaron con los de Ella. Levantaron sus manos hasta ponerlas unas delante de las otras, acercaron su caras, giraron sus cuellos hasta que podía dibujarse un dulce beso entre ellas, cerraron sus ojos y... Al principio Ella sólo notaba el frío cristal del espejo pero, poc a poco, se fue calentando, pareciéndose a la temperatura de los labios de Él tal y como los recordaba. Incluso el cristal parecía menos duro. No sabía cuanto tiempo estubo ahí, pegada al espejo, soñando en atravesarlo para ir al espacio perdido detrás del espejo que tantos niños han intentado acceder rompiendo todo tipo de espejos y encontrando, decepcionantemente, un negro metal opaco, duro, oscuro, cerrado e inaccesible. Parecía que en ese espacio imaginario estaba Él. Pero eso nunca lo supo ni le importaba. No trataba de encontrarle en un sitio. Su mundo no entendía espacio y tiempo: Él llenaba su corazón y Ella el de Él, no importaba donde ni cuando estubieran. Sólo sabia que junto a él o a su recuerdo, Ella vivía con otra intensidad, sometida a otras vibraciones.

Separó los labios del cristal y volvió a ver su rostro, el reflejo soñoliento de una chica joven. Sin embargo, noches después, se convenció a si misma que no sólo había notado un frío cristal pegado a sus labios sino creía haber notado el tacto suave unos labios y una juguetona lengua... la de su amado.

Se volverían a ver. Habían pasado muchos meses pero estaban más enamorados que nunca. Se habían dado cuenta que lejos o cerca nunca nada y nadie harían olvidarse el uno del otro. Por más kilómetros que les separaran, el recuerdo del otro estaba tan cerca como estan los dedos de tu mano de su reflejo cuando pones la palma de tu mano contra el espejo de tu baño.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

xara -

ayer lo leí pero no me dió tiempo para poner un comment, asique hago hoy ahora, peor después iré a leerlo otra vez, porque... me simplemente me encantó!!!

Muy bonito o como sepodía decir es esta historia!!! *******

zingara -

como siempre algo muy especial, escrito por una persona muy especial.
una idea muy bonita para no pensar en la distancia...para ir mas alla que los kilometros...

Sergio -

Sí, lo mismo dice Jorge Bucay en sus libros y lo he vivido: no es lo mismo sentir pasión, admiración por alguien (en el fondo, por uno mismo o justo por lo contrario), que amar a alguien (aceptarlo tal y como es, al otro, no a ti mismo, en realidad). Sobre el tiempo de cada una de las dos cosas, de la pasión también o el afecto, creo que no hay reglas. ¿Tú te has enamorado, has sentido verdadero Amor por alguna chica? ¿Quiénes son los dos personajes?

Tonificante -

Sergio: No se si el Amor les ha llegado de verdad a mis 2personajes... Suelo distinguir enamoramiento y amor donde algunos ponen pasión y relación estable.

Para mi el enamoramiento puede durar mucho tiempo, puede que no llegue a madurar nunca y se quede ahí aunque suele durar unos pocos años. El enamoramiento y el amor se pueden ir mezclando mientras la relación va madurando. El amor es maduro no se bien lo que es pero supongo que será un ideal: 2 personas que siguen unidas venciendo y superando a la edad, contratiempos, situaciones adversas, crisis de pareja... Me imagino ese amor como un sentimiento muy hondo que da serenidad y seguridad casi totales a la pareja. La pasión creo que, aunque está sobretodo durante el enamoramiento, no puede estar también con parejas que lleven 30 años juntos?

Sergio -

Ufffff, escalofriante. ¡Qué historia! Realmente, cuando el Amor te llega de verdad, no se va fácilmente. De hecho, no se va así como así. ¿Está basado en una historia real que conoces? Por cierto, cuidado con las uves y bes...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres