Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Estallido

Estallido Una embriagadora felicidad le regocijaba el corazón. Una liviana sensación le subía por el estómago hasta tensar sus músculos faciales fijándole una sonrisa tonta y permanente. Estaba borracho de alegría, loco de contento, la adrenalina a tope, en el séptimo cielo. ¿Y todo, por qué? ¿Estaba enamorado? Mucho más que esto. ¿Correspondido? A ver, no nos pasemos, eso es casi imposible que suceda y hasta que no me pase a mi yo no me lo creo.
Tenía una razón. Una sola imagen poblaba su cabeza, su imaginación entera, no había nada más. Solo sabía que estaba muy bien, seguro de que la vida le sonreía y, por ello, él le devolvía la sonrisa. Esa imagen era próxima, se sentía unido a ella por lazos de un cariño protector de las hostilidades de la vida. Ella. La chica que él amaba no sólo le había mirado a los ojos largamente (o así se lo había parecido) sino que había girado levemente el cuello mostrándole su mejilla izquierda para que él estampara dulcemente un sonoro beso. Una señal, una concesión, un gesto cotidiano para muchos pero especial en su caso. Había sabido interpretar sus aspiraciones, sus deseos y, a modo de premio, le había facilitado un primer contacto entre sus labios y ella.
Volvía a su casa a paso ligero, al trote, haciendo sonar las llaves que se meneaban dentro de su pantalón. Escuchaba música en su MP3. Hacía un día soleado, ya atardecía. Hacía media hora que había estado con Ella y su recuerdo florecía y reverdecía en él. Esas sensaciones, el beso y la música se entremezclaban, combatían, subían y revoloteaban dentro de sí. Finalmente se impuso la música solemne, potente que iría para siempre indisociablemente ligada a las escenas del día, de su día. Al poco de llegar a su portal pasó por debajo de una casa, por un pasaje oscuro que la atravesaba, un corto túnel de unos cinco metros. Apenas estaba iluminado por un viejo y sucio fanal que resplandecía vagamente una luz anaranjada, moribunda. Al otro lado sólo sombras. Sombras movedizas se agolpaban y separaban bruscamente. Y sucedió.
Una pelea absurda en un atardecer cualquiera. Un chico que aparece repentinamente y que sin comerlo ni beberlo recibe un golpe mortal. Un palo de madera sólida impactó en su cabeza y la música, su idea, su día, su chica, todo… estalló en él. Sin embargo la canción de su MP3 siguió sonando, indiferente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Fede -

Bueno, que decir?...cuando fusionas algo hermoso con una tragedia, queda una mezlca que te sensibiliza mucho no?...muy linda la historia, y la foto tambien...en fin, solo estaba buscando una foto en el google y llegue aca...pero me gustó..

Kruspe Schneider -

Sencillo, tan conocedor de los sentimientos del amor correspondido, de las mariposas en el estomago y de la sensación en el corazón...
Bello final, triste, doloroso y sin embargo tan dulce... Bien lo dice Azul de blancos: "Un día maravilloso de despedida"

Saludos.

Deyiz -

Hermosa historia, tan triste pero a la vez un temor que yo misma tengo, no podría interpretarlo mejor, en ocasiones después de ver a mi amado temo perderlo de una forma tan horrible, después de verlo ya no hacerlo nunca más por un tonto vago...muy linda historia...T_T

Brisa -

ehhhh dormilón despierta y escribe q ya se te echa de menos :)) muchos besitos

Brisa -

Me ha gustado mucho, pero de todo me quedo con una cosa, cree que podrás y seguro sucederá. El amor puede ser correspondido solo hay que buscar a la persona adecuada y seguro q te pasa. Me ha gustado mucho ese momento en el que te entremezclas en la historía por eso he querido hacer referncia a eso precisamente. :)
Muchos besitos luego más :)

Kuan -

Puf, Toni.. El relato es precioso, incluso me he sentido identificada con los sentimientos y emociones que describes por haberlos experimentado alguna vez en mi vida.. El final, durísimo porque a tanta felicidad parece que tiene que corresponder una continuidad en el desenlace. De cualquier forma me ha gustado mucho. La imágen es preciosa.

Un beso

AZUL de Blancos -

Quizá el destino le había ofrecido ese día maravilloso como despedida.

Corazón... -

Hola Toni :)

El amor es el motor que mueve a nuestro mundo con el todo se ve, se siente, se vive mejor.

Un saludo!

;o)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres