Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

El precio de la libertad

El precio de la libertad La felicidad tuvo un precio. En su caso un hijo en común y cinco años de relación rotos. En el fondo, una necesidad:
la de romper con una vida diseñada para ser productivo en una ciudad que le engullía su tiempo y su espíritu.
Tomó la valiente decisión de dejar un empleo seguro y volver sus orígenes. En su caso, venía de las montañas pirenaicas.
De allí venía su familia y allí quería encaminar la propia.
Pero en ese maravilloso paisaje de alta montaña, vigorosos árboles y suaves valles, no encajó su matrimonio.
Su felicidad individual se imponía a la colectiva y ésta se rescabrajó.
Meses después se recuperaría con un inesperado amor de la misma naturaleza que su interior liberalizado.
Y es que en el amor, como decía Antoine Saint-Exupéry, no se trata de mirarse a los ojos sino en mirar en la misma dirección.
Ahora, con su nueva pareja, trabajaban juntos en un nuevo proyecto relacionado con el campo, la agricultura, en el desarrollo de la zona, de la tierra que ellos aman y de la que quieren un futuro más allá de la especulación inmobiliaria.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

eloi -

Toni, s'està preparant la primera trobada de blocaires cristians de catalunya, per si t'interessa:
http://elblocdeleloi.blogspot.com/2007/06/preparant-la-primera-trobada-de.html

Sergio -

El Valle de Arán sí lo conozco -va mucha gente de Madrid- y la Cerdaña menos: estuvimos con mis padres hace años en unos pueblos pequeños -Urús, Das, etc.-, de camino a la Costa Brava, pasando por el Pirineo. También vimos Ripoll, Planolas, Queralbs y Nuria. ¿En cuál de todos esos sitios se ubica el protagonista de tu relato? ¿Es alguien cercano? Por lo que cuentas parece un familiar, por tu propia historia en común, ¿no? A mí me relajan también mucho Covadonga y los Picos de Europa en Asturias. También se pueden ver allí vacas, etc., como en la sierra norte o pobre (Somosierra, Lozoya, Guadalix, Rascafría, Buitrago) y la sierra oeste o rica de Madrid (Guadarrama, Navacerrada, El Escorial, Galapagar, Collado-Villalba). Antoine de Saint-Exupéry dice en El Principito una frase muy bonita también: "El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea importante. Los hombres han olvidado esa verdad. Eres responsable de tu rosa. No se ve bien, sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos".

Tonificante -

Sergio: Pues sí, es real. La verdad es que ese pueblo me encanta, me lleva algunos recuerdos (allí aprendí a ir en bici, vi mis primeras vacas, caballos, conejos...) Andorra es bonita pero muy cerrada, prefiero el valle de Aran y la Cerdaña...

Sergio -

¿Es una historia real? La verdad es que en montañas como las de los Pirineos o los Picos de Europa se puede reencontrar la paz. La vida da muchas vueltas, pero todas vuelven al mismo sitio. Por cierto: del Pirineo me encantaron los valles de Andorra, una vez hace años cuando estuve por allí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres