Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

El diario de Noah

[Como en todos los comentarios sobre películas, no recomiendo leer esto si no se ha visto antes, a menos que no se tenga pensado verla y os sirva de resumen]

Es una película que nos recuerda que hay que preservar la autonomía y personalidad que tenemos, que no deberíamos sepultar nuestra pasión ni nuestro carácter bajo lo que los demás quieren de nosotros (un matrimonio de conveniencia, un trabajo en tal sitio o una vida prefabricada dirigida a conseguir un prestigio social). Nuestra identidad se sustenta en nuestro interior, y en ello nos va la felicidad.

Uno de los momentos que más me recuerdan esto es una escena en la que Allie y su prometido Lon se encuentran en la sala enorme de un bar musical con mesitas para los comensales y escenario para los músicos. Lon le pide su mano diciéndole: “he estado buscando motivos para no casarme contigo. Me ha costado pero he encontrado uno: que si nos casamos vas a perder la última oportunidad de llevarles la contraria a tus padres”. En este punto, cuando Lon sube al escenario y -micrófono en mano- anuncia que se van a casar con ella, a Allie se le aparece la imagen de Noah y siente que algo no va bien.

Parte de esa identidad de la que hablaba son los sueños adolescentes o de la infancia. Noah es un ejemplo de lucha y perseverancia en los sueños dictados por el corazón. Es un hombre hecho a sí mismo: que elige su propio camino, no se conforma con el que le preparan otros.

El amor en el fondo es una elección. Cuando flirtea con Allie en la feria, ya es conocido por sus amigos por ser de los que “la persiguen y la consiguen”. La primera ocasión que tiene de abordarlo, en la calle y a plena luz del día, Noa le asegura que él va en serio y que lucha con todas sus fuerzas para conseguir lo que quiere.

Ella, coqueta, se deja conquistar y descubre en él alguien seguro de sí mismo y que la saca de un encorsetamiento que la aburre y que -en parte- le hace renunciar a su personalidad.

Noah la ama con todas las fuerzas. Se desean y hacen el amor pero el problema es el entorno. Amar no es sólo cosa de dos sino que el entorno también juega su papel (la familia, los trabajos, los proyectos personales, dónde se quiere vivir o los hijos que se quieren tener).

El papel de Allie me resulta un poco aniñado, me cuesta identificarme con ella porque sus aires de señorita mona y pija siempre están allí. Noah es auténtico y valiente, va de cara pero nunca supera la interrupción del romance de verano con Allie. Le escribe cada día durante un año entero pero no sabe nada de ella hasta 7 años después. Corre el peligro de ser un desgraciado por toda su vida.

Allie se encuentra en una encrucijada mientras que Noah tiene muy clara su elección, siempre la ha amado y no está dispuesta a amar a nadie más. Allie se siente traicionada por su madre -que le ha escondido las cartas- pero siente que su vida está en “la clase alta”, se siente dividida y a medio camino entre dos mundos y dos hombres que la quieren y "se la merecen".

Y después de un amor de verano, de más corazón que responsabilidad, las peleas padres hijos, de la rebeldía de ella y el amor eterno de él… el amor vence a las distintas clases sociales de los protagonistas. ¿Demasiado bonito para ser real? Un poco cursi es, lo admito. Pero la forma como tratan a los personajes viejecitos, ¿no me diréis que no es tierna y conmovedora?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Sergio -

Hay tantas historias así... sobre todo en ese sentido, hombre-mujer. Creo que les cuesta salir del entorno, ser libres y ellas de verdad, aunque hoy dice algún periódico que en el Neardenthal era al revés. Creo que lo que está predestinado a ser, en la mente de dos personas, es, y si sigue siéndolo, lo será.

Joan -

Excel.lent !!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres