Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Personas

Alain Robert, vida en las alturas

Alain Robert, vida en las alturas

Alain Robert, conocido como el Spiderman francés, siente que su vida es un ejemplo en este mundo temeroso tan sensible con la seguridad y huidizo del riesgo.

Debido a algunas caídas (la peor desde 15 metros de altura) Alain sufre vértigo y está discapacitado en un 60%. Sin embargo, nada le ha impedido convertirse en el mejor escalador en solitario (sin cuerdas) del mundo.

Famoso por haber escalado los edificios más altos del mundo sin más herramientas que sus manos y pies, confiesa que “se trata todo el tiempo de una cuestión de fuerza de voluntad. Si sientes como arden las ganas dentro de ti, entonces simplemente comienzas a hacerlo sin que importe nada más”.

Conserva sus sueños infantiles pero no se considera un loco. Considera que la escalada requiere sobretodo de fuerza mental y a sus cuarenta años se ve escalando hasta los 55 años. Estudia el terreno, analiza las previsiones metereológicas y es consciente de sus capacidades: asume un proyecto si tiene al menos un 60% de posibilidades. No elude el riesgo, “mi idea es atreverme a fallar, sólo de esa manera puedo conseguir mis objetivos”.

El escalador nos enseña a luchar por lo que nos proponemos. “Escalar es mi pasión, mi filosofía de vida. Aquí va mi mensaje que le deseo enviar a todo el mundo. Nos ponemos metas nosotros mismos, pero somos capaces de alcanzar cimas muy altas, y conseguir nuestras metas. Todo lo que tenemos que hacer es encontrar esa energía y fuerza interior. Aprende cómo desarrollarla.”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Steve Jobs

Steve Jobs

En este vídeo de 15' podréis escuchar al Fundador de Apple (Macintosh) y Pixar (Toy Story) en un discurso de graduación en una prestigiosa universidad americana.

Desde luego su vida no tiene desperdicio. Para empezar, es muy revelador que el creador de Apple no tenga títulos universitarios. Dejó la universidad a los pocos meses. Provenía de un origen humilde, adoptado por una familia que por todos los medios procuró que llegara a la universidad. Le pesó la responsabilidad del costo económico que suponía y tomó una decisión práctica.

Nos da una primera lección al asegurar que sólo se pueden sacar conclusiones sobre las decisiones que uno toma y su trascendencia cuando uno mira atrás. No sirve de mucho elucubrar sobre el futuro o romperse excesivamente la cabeza ante una decisión porqué luego los hechos pueden revelarte que no era tan crítico y decisivo.

A los 30 años se vió sorprendido por una ironía del destino lo echaron de la empresa que había fundado. Apple decidió prescindir de él por desavenencias respecto a como orientar el rumbo de la empresa. Meses después triunfaría de nuevo fundando la diseñadora gráfica Pixar.
Es un especialista en poner en marcha grandes proyectos. Goza de la confianza en si mismo y de la energía y creatividad necesarias. Él mismo asegura que se sintió liberado del peso del éxito al recuperar la inseguridad del principiante, la creatividad y pasión de antes y poniendo el corazón en su trabajo.
Insiste en que tenemos que buscar nuestro trabajo ideal hasta estar satisfechos. Lo compara con el amor.

Finalmente nos conmueve con reflexiones sobre uno de los tabú de nuestro tiempo: la muerte. Habla de su historia con el cáncer y de cómo estimula vivir cada día como si fuera el último, sabiendo que tenemos un tiempo limitado y que profesionalmente seremos apartados por los jóvenes…
CARPE DIEM.
AMA TU TRABAJO y tu PAREJA.
PON EL CORAZÓN EN TU VIDA, TRABAJO, se CREATIVO, no pares de buscar!

 

Lance Armstrong

Lance Armstrong

[Extracto de frases del libro "Mi vuelta a la vida", reflexiones de Lance Armstrong, ciclista que superó un cáncer]

El cáncer podía ser el camino hacia una vida mejor, una vida para los demás, una vida interior y simple.

Hay personas buenas y fuertes que tienen cáncer y mueren.

Con el deporte encaucé mi carácter. No me importaba sufrir ni qué cara ponía o el miedo al ridículo si al final ganaba. Puede que fuera una persona cargada de resentimientos pero, al menos, se me daba bien sacarles provecho.

La enfermedad me humilló y me abrió los ojos. Me hizo mirar la vida de forma más objetiva. ¿Si sobrevivo en qué me quiero convertir?

Hay que mirar a los ojos al Misterio.

Ser paciente no equivale a ser débil.

El ser humano es especialmente vulnerable ante las debilidades y sin embargo saca las mejores cualidades. Los ciclistas estan demasiado ocupados para pensar en sí mismos, se creen invencibles para admitir que tienen miedo, se sienten débiles o vulnerables.Tener miedo es una enseñanza.

Cuando una persona no es feliz no es ella misma.

El cáncer es lo mejor que me ha pasado nunca.

Mi madre me tuvo a los 17 años. Aprendió a vivir pronto con dificultades. Siempre me ha dicho: “Convierte tus obstáculos en oportunidades”.

Al cabo de seis horas pedaleando al límite, se siente paz.

Iba último, estaba tentado a abandonar. “Hijo, nunca abandones. Lance, vas a aprender más en ésta experiencia(cáncer) de lo que aprenderás en ninguna otra carrera en toda tu vida”.

En ésta tierra hay ángeles a nuestro alrededor... bajo disfraces sutiles... la infermera decía “Me gusta ponérselo un poco más fácil a la gente”, “Lance, espero que algún día yo sea sólo un producto de tu imaginación. No voy a formar parte de tu vida. Espero no volverte a ver más y cuando estés curado, verte en la televisión pero no aquí. Espero ayudarte cuando me necesites y luego desaparecer”.

Me ayudaron porqué se comportaron como si mi enfermedad no fuera algo raro, algo de qué avergonzarse.

Quiero morir a los 100 años con una bandera americana a la espalda y la estrella de Texas en el casco, descendiendo gritando por los Alpes sobre la bici, a 120km/h, cruzar mi última meta y oir mi esposa con mis diez hijos aplaudiendo y luego tumbarme en un campo de girasoles franceses y expirar con elegancia.

C oraje
A ctitud
N unca ceder
C apacidad de curación
E ntendimiento
R ecuerdo de mis colegas pacientes.

Yo quisiera hablar

[Marc Tintoré Codina (1966-1986)]

Yo quisiera hablar
sin saber cómo,
es tanto lo que se puede decir...
y tan pocas las palabras.

Es la ternura de unos acordes
y la luz de una palabra,
es la tristeza del recuerdo
y la paz de una gaviota.

Es odiar la distancia
y hablar a la espera.
Es sentir su presencia
en tierra lejana y estraña.

Y es que, quien puede amar,
puede vivir eternamente.
En sus sueños y en la vida
todo es sentimiento.

También es el fuego del artista,
y una lágrima serena.
Porque amar otra vida
es alegria con pena.

Es esperar una semilla
y poder amar el árbol.
Es sentir temor
de velar un astro.


En éste blog no sigo un estilo predeterminado. No pretendo encasillarme ni especializarme. No pretendo ser leído sinó expresar, no exijo conoceros sinó busco conocerme. Colgar algo en internet puede traer otras consecuencias no previstas en los propósitos que me marqué al impulsar éste blog, ojalá me sorprendan positivamente.
Es por esto que hoy incluyo una poesía de otra persona. Es una excepción? Seguramente. Pero no cada día se leen cosas como ésta ni menos de una persona tan extraordinaria. No me voy a extender, quién quiera saber algo más de él, como siempre, cuando queráis, me mandáis un correo y estaré encantado. Hoy me ha tocado ésta poesía y por esto la pongo, no por comodidad, tampoco voy colgando cosas por encargo, sinó porqué algo dentro de mi me incita a hacerlo público.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

David Meca, sin límites

David Meca, sin límites [David Meca nadador. También es modelo y actor. El nadador español más espectacular y con mayor afán de protagonismo, se lo merece.]

Fui testigo, uno de los pocos. Nunca había visto delante de mis ojos una proeza así. El año pasado se organizaron en mi ciudad, Barcelona, los mundiales de natación. Me apunté como voluntario y me destinaron en la prueba de "Aguas Abiertas". Consisten en 3 pruebas: 5, 10 y 25km de nado a mar abierto. El día de la prueba más larga, de 25km me permitieron seguir el trozo final de la prueba a bordo del yate VIP(80€/persona costaba). Vimos los últimos 5km de la prueba.

Era un día caluroso pero la brisa marina nos aliviaba la sensación de sofoco que se devía sentir en tierra. Íbamos al encuentro de los nadadores que ya estaban de regreso al puerto. Me esperaba otra situación en carrera. A los 20km suponía que el desgaste de la prueba habría seleccionado la mayoría de corredores y que habría un escapado y un grupo perseguidor de 2 o 3 nadadores. Mi sorpresa fue ver un grupo compacto de 10 nadadores codo a codo en un pañuelo.

Entre ellos estaba David Meca, el mejor español. Nunca lo había visto nadar. Era impresionante, golpeaba con los brazos el mar como las aspas de un molino, con los brazos tensos como un bloque rígido. Los pies no cesaban de bater suavemente el agua. Su enorme tronco lo mantenía cerca de la superfície.

Cada nadador tenía una lancha de avituallamiento con su entrenador, que intentaba estar lo más cercano a su pupilo provocando gran confusión y alguna que otra obstaculización. La televisión más de una vez también se interponía en la trayectoria de los voluntariosos nadadores. Tan inmenso como es el mar y todos ahí metidos, luchando contra sí mismos, el hambre, el frío, las medusas, sus contrincantes, las barcas, las olas,... en medio de esa confusión, un par de nadadores: un frances y un ruso, nadaban cerca de las rocas a buen ritmo.

El grupo estaba desorientado con tanto lío de barcas a su alrededor, mientras que los dos nadadores les iban sacando metros. David se dio cuenta y empezó a tirar del grupo dos metros por delante. Nadie se dio por vencido y no consiguió escaparse. El grupo unido siguió un buen rato luchando contra todo mientras, de vez en cuando, les daban de beber, o, para variar, cambiaban de sentido de rotación su nado y nadaban de espalda en lugar de crol. Llevaban casi 5h nadando contra la corriente casi siempre y el ritmo no cesaba.

Esperaba un ritmo más moderado con un sprint final pero veía un sprint contínuo. Casi al llegar a la boca del puerto, me di cuenta de la cantidad de medusas que habia. En 100 metros conté unas 12 o 15. En los 500 últimos metros Meca estaba entre los 7 mejores, podía ganar o perder. Triumfar o fracasar. Nadie se acordaría de los 24km al frente del grupo si al final acababa 7º. Habrirían los periódicos sobre el último fichaje del Barça, con los "duros" entrenamientos de 2 horitas a la sombra de los cracks del futbol. Apenas le dedicarían una columna si ganaba. Sólo había 3 medallas. Se trataba de picar con la mano unas planchas a medio metro del agua, en la meta. El ruso campeón del mundo iba un poco avanzado, el 7º iba a 10 segundos del primero en una prueba tan y tan larga, excepcional! Me parecía injusto tan pocas medallas, tan poco premio. Cuantas horas de entrenamientos? cuantos años sacrificándolo todo? Cuantas lesiones, lágrimas, vómitos, abandonos, picadas? Ganó el ruso y a 2metros entraban 2 nadadores más: uno era Meca y el otro el búlgaro. Meca tocó décimas antes la plancha. Segundo. Al llegar a meta se comieron al ganador de tan cerca que estaban.

Fuera del agua se les veía extraños, fuera de sitio. Yo los veía hechos de otra pasta. Me habían dicho que el Tour, el ciclismo, era lo más duro en el deporte. Nada comparado con aquello, al menos al pedalear ves montañas, respiras aire cuando quieres, controlas la situación más o menos...

Entrevista con Slava Polunin

Entrevista con Slava Polunin [Entrevista realizada por IMA SANCHIS JOST para "La Contra de La Vanguardia.]

SI VES UN VACÍO, LLÉNALO TU

Tengo 50 años. Nací en Orel, una pequeña ciudad al sur de Moscú. Estudié mimo pero no me gustó el sistema y me dediqué a seguir a los mejores cómicos rusos. Estoy casado con una payasa y tenemos tres hijos, el pequeño trabaja con nosotros. Soy apolítico y mi religión es la búsqueda de la armonía. Actúo en el Tívoli de Barcelona

ESENCIAL

A Slava se le distingue entre miles de personas, ha destilado su personalidad hasta hacerla personaje. El suyo es un minimalismo sin simplezas, esencia pura. Frente a un café es un hombre serio y reconcentrado, sobre el escenario es poético y filosófico, la cara opuesta de la carcajada. Los rusos lloran al ver su espectáculo. Ha reinventado su profesión; a partir de él, el clown será otra cosa, pero también lo son sus intenciones: "Creo que Dios es la armonía, y en el mundo hay gente que va contra esa armonía y gente que la hace crecer; con mis espectáculos pretendo lo segundo". Lo consigue, lo he visto. He visto cómo cuando termina el espectáculo, mientras la gente aplaude, él se sienta entre el público con una cerveza y la gente lo besa


PAYASO ALTERNATIVO

Se le ha caído la nariz...
-Pues, cuidado, no la pise porque esa es mi auténtica personalidad.

-¿Su personalidad?
-Sí, mi esencia, lo que trato de ofrecer en el escenario, y para eso hay que conservar cierto anarquismo y preservar la alegría.

-Eso es más difícil que un salto mortal.
-Si una persona persigue sus sueños infantiles será feliz. Hay que conservar los sueños y darles la posibilidad de realizarse.

-Si la vida lo permite...
-Ya, ya sé que la vida siempre nos los intenta desmontar, por eso yo en mi espectáculo quiero recordarle a la gente sus sueños infantiles, porque en ellos está nuestra esencia.

-¿Y cuál era su sueño de niño?
-Hacer a la gente feliz. Cuando tenía gente feliz a mi alrededor yo también lo era.

-¿No prefería ser un piel roja?
-En realidad lo que nos atrae de esos personajes son los sentimientos que pueden provocar, queremos ser el indio bueno o el millonario dadivoso. Pero luego ese fin se queda por el camino. Yo me iba al bosque y construía cabañas de leña y hacía ciudades en la nieve.

-¿Y por qué hacía eso?
-Quería que mi vida se pareciera a mis fantasías, como Gaudí.

-¿Y usted lo hacía solo?
-No, siempre tenía compañía porque la fantasía de una sola persona es muy floja, pero si otra te ayuda ocurre como en el pimpón.

-¿Qué ocurre?
-Que la pelotita sube más alto y se mantiene por más tiempo en el aire.
-Le gusta el equipo.
-Sí, en 1989, cuando se abrieron las fronteras en Rusia, organicé una caravana por la paz. Empezamos 150 payasos pero se sumaron 60 teatros y durante siete meses recorrimos Europa. Éramos 200 coches y caravanas que llevaban a todas las familias, incluidos los perros, los gatos y los canarios.

-¿Como una de las ciudades de su infancia?
-Sí, pero sobre ruedas. Con ese proyecto entendí que todo lo que quiere una persona lo puede conseguir.

-Esa caravana por la paz no ha impedido la masacre de Chechenia.
-Mi trabajo consiste en traer la alegría, afortunadamente un bien contagioso, y cuantas más personas lo hagan, menos sitio habrá para esos que aman las guerras. Yo no creo que el mundo cambie únicamente a través de la educación y la enseñanza.

-¿Alguna otra idea?
-El mundo cambiará cuando cada persona sea capaz de realizarse a sí misma.

-¿Cómo?
-Hay que poner ilusión en las cosas porque la alegría aparece en el proceso de creación, de realización, y la obra resultante es el contenido de la persona. Yo siempre tuve la ilusión de conocer.

-¿Conociendo se ha creado a sí mismo?
-Sí, yo era de esos niños que rompía su reloj para ver que había dentro, o me perdía en el bosque para observar a los pájaros. Siempre he sabido que lo más importante era preservar mi visión infantil.

-¿Y cómo es esa mirada?
-Fíjese en lo que tiene delante y hágase preguntas elementales: ¿de qué está hecho?, ¿para qué sirve?, ¿a dónde lleva este camino? Así vivía yo de niño, pero sólo conocía los alrededores de mi casa.

-¿Y cuando creció?
-Me interesé por mi país y no queda un sólo rincón de Rusia que no conozca, y ya he visitado 50 países y no pararé hasta que conozca el mundo entero, que es mi casa.

-¿A fondo?
-A fondo. Para hacer de payaso he estudiado psicología, filosofía, budismo, yoga, zen...
Decía el poeta que la persona que bus- ca el fondo de las cosas encuentra su vacío.-Yo pienso de otra manera. Le contaré cuál fue mi primera payasada.

-Adelante.
-Cuando a los payasos nos echaron del circo porque no se reía nadie, nos reunimos en una buhardilla y, aunque no teníamos público, cada día empezábamos puntuales la función: así conseguimos conservarnos a nosotros mismos. Si miras y ves un vacío, llénalo.

-No sé si reírme o llorar.
-Coja esta manzana y mírela: es una fruta rica y dulce, pero también es la casa de un gusano. Yo quiero reflejar eso, que siempre hay un punto agrio.

-Vaya, que no hay que ser simplista...
-Hay que aceptar el mundo tal como es, pero eso no quiere decir ser inmovilista. De nosotros depende en parte cómo se comportarán las personas con las que nos relacionamos: cuanto más damos, más recibimos.

-¿Ama a su público sin reservas?
-Lo amo cuando lo veo participar y lo odio cuando no me entiende, me pasa lo mismo que con mi esposa.

-¿Eso es amor?
-El amor es un misterio. Yo simplemente sentí un día que no podía vivir sin ella. Y aunque nos peleamos por cualquier cosa, sigo sin poder pasar dos días sin verla. Lo simple siempre es lo importante.

-Y lo más frágil.
-Perder lo que amas es lo más triste, pero cada segundo perdemos algo. Por eso la alegría está tan cerca de la tristeza.

-Es usted un payaso metafísico.
-Yo a mi personaje lo defino como un niño filósofo: abierto y atento, pero al mismo tiempo denso y concentrado.

-Veo que usted tiene respuesta para todo.
-Nunca he tratado de responder a nada, simplemente me he escuchado a mí mismo. Hay que entender lo que uno lleva dentro."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres