Blogia
UNIENDO CASUALIDADES

Libros

JA Marina - ¿Por qué soy cristiano?

JA Marina - ¿Por qué soy cristiano?

José Antonio Marina hace un recorrido interesante de la naturaleza humana para explicar su vertiente religiosa y la realización de la bondad y la justicia que, en términos evangélicos, llamamos el Reino de Dios.

Dice que “El comienzo de todas las culturas fue religioso” porqué la religión “acompañó desde el principio a la aparición de la creatividad en el mundo”. A medida que el hombre evolucionó y fue capaz de trascender la realidad, comprendió signos y creó el lenguaje, tuvo noción de su finitud y de un absoluto, creó en su mente la idea de Dios.

La evolución nos llevó a conquistar la libertad, ser expertos de la adaptación al medio y desarrollar una gran capacidad creadora.

Con el paso de los siglos nos fuimos refinando pasando de animales “listos” a “dignos”, a ser capaces de captar “la emoción que produce la belleza, la gracia en el arte, la ligereza de la inteligencia creadora”.

En este punto Marina asegura que “podemos decir que el más poderoso de los vuelos de la inteligencia que pretende resolver los problemas de la sociedad es la ética”.

“Necesitamos una vida alta, crear es hacer que algo valioso exista, donde antes no estaba; su culminación es la bondad”.

Y haciendo un ejercicio de imaginación, finaliza ese recorrido del que os hablaba, exponiendo que “Si la inteligencia desplegara toda su actividad creadora, su brillante capacidad de bondad, ¿qué aparecería? Lo que en términos evangélicos se llama Reino de Dios”.

[del libro "¿Por qué soy cristiano?" de José Antonio Marina]

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El niño con el pijama a rayas (The boy in the stripped pyjamas)

El niño con el pijama a rayas (The boy in the stripped pyjamas)

       Este libro es delicado, puro y sincero como el alma de un niño. Se había contado el holocausto nazi desde el campo de Auswitch de muchas formas pero la elección del punto de vista de un niño lo hace especial y novedoso.

       El núcleo de la historia es la relación de amistad entre un niño judío y el hijo del comandante del campo que da a la historia la sensibilidad enternecedora, punzante pero llena de la vitalidad y honestidad del alma de un niño.

El sentido de la amistad, de la lealtad y de la sinceridad de un niño es genuino pero no se nos debería olvidar a los adultos.

La historia contrapone el mundo cruel egoista y vacío de los adultos que manipulan a unos niños indefensos que tienen su propio mundo ajeno completamente a la visión de los adultos. Sólo aquellos con el alma más limpia logran acercarse a su mundo lleno de fantasía, juegos, preguntas e incógnitas que hacen crecer a los niños aunque las respuestas sean mucho menos interesantes y aporten bastante menos que las preguntas...

Durante la novela los gustos, sensaciones e intereses de Bruno, el niño protagonista alemán, van mutando. Bruno se va adaptando al cambio de casa, de amigos, de espacio, de educación llenando los vacíos aportando imaginación, apertura, ingenio, naturalidad, sinceridad.

Me ha gustado cómo dialoga con su madre, su padre y algunos de los sirvientes o cómo contesta a su hermana mayor cuando le considera un niño pequeño que no sabe nada. Sus padres se quedan muchas veces sin palabras quedando en evidencia.

Os lo recomiendo para este 2009!

¿Humanos hasta cuando?

¿Humanos hasta cuando?

[El universo en una cáscara de nuez. Stephen Hawking] 

Hacia donde vamos? Donde llegaremos creciendo al ritmo exponencial que llevamos en población, contaminación y consumo? La realidad es que nunca hemos parado de ‘progresar’ técnicamente. Pero al mismo tiempo, las previsiones dicen que de seguir así, en el año 2600 nos estaremos tocando hombro con hombro y el consumo de electricidad hará que la Tierra sea incandescente como el Sol.

El ADN ha ido evolucionando, sobretodo a raíz de la aparición del lenguaje y, en particular, del escrito. El medio escrito supuso una revolución: la información se transmitía de generación a generación sin esperar a la lenta pero inexorable evolución por si sola del ADN.
Si a esto añadimos la posibilidad de modificar nuestro ADN hasta poder rediseñarlo completamente y lo improbable que logremos evitarlo, la idea de humano puede cambiar mucho. Creo que como sociedad tenemos que concienciarnos de ello, adelantarnos a los acontecimientos para evitar desastres. No esperemos a reaccionar solo a amenazas de bombas nucleares. Nos acechan problemas devastadores mucho más sutiles como este. A ver si la legislación y la ética están a la altura, como lo deben estar en temas como el de la eutanasia, entre otros.

Otro tema es la evolución de los computadores. Llegaran a copiar la inteligencia humana? Se juntarán la informática y la biología hasta diseñar replicantes como los de Blade Runner?
Me asusta la previsión de Stephen Hawking en aventurar que “en lo biológico, el límite de la inteligencia humana ha sido establecido hasta el presente por el tamaño del cerebro que puede pasar por el conducto materno. En un futuro cercano se pronostica que nacerán niños fuera del útero materno.”
Os imagináis la falta de cariño y vínculo emocional entre madre y bebé? Nos equivocamos en asociar evolución e inteligencia a cualquier precio. Quizá Blade Runner nos da la clave: los humanos replicados quizá nos acaben dando lecciones de sentimientos a los 'humanos'.

Escuchar es distinto de oír

Escuchar es distinto de oír [De "La brújula interior" de Álex Rovira]
Dicen que hubo un herrero que le dijo a su aprendiz: cuando yo saque la pieza del fuego, la pondré sobre el yunque;
y cuando te haga un gesto con la cabeza, golpéala con todas tus fuerzas.
Ese día el pueblo se quedó sin herrero, el chico se quedó con la última frase: golpéala (la cabeza) y se olvidó de la primera parte (la pieza).

Relacionado con el último post y también en uno anterior , hago inciso en que deberíamos escucharnos más a nosotros y nuestro entorno y dejar como secundario la vida de los famosos (TV, prensa,…) a no ser que te sirvan de modelo para ti mismo.

Mucha gente se ha encontrado a si misma desde el silencio exterior para escuchar el ruido interior.
Cierta tribu africana tiene el dicho: “Gran silencio, mucho ruido”.

De hecho, cuando uno empieza a reflexionar y a escucharse no encuentra silencio ni tampoco una única voz reveladora sino multitud de voces contradictorias, diálogos, imágenes, personas que influyen en ti. Se trata de escoger de entre ellas aquella que habla directamente desde tu corazón a partir de la que vas a descubrir quién eres y qué quieres hacer AHORA y no cuando seas mayor.

Para ello hay que redescubrir quienes somos: apartar las imágenes falsas de nosotros mismos hasta llegar a nuestra esencia.
En el camino veremos las versiones de nosotros mismos que han ido construyendo otros, los deseos, los objetivos que han ido proyectando nuestros padres, profesores, amigos, modelos sociales.
Abrirnos, despojarnos de máscaras, desnudar el alma, aunque sea para nosotros mismos, nos hace sentir vulnerables, incómodos y puede que esta sensación nos tire para atrás.
Pero si nos enfrentamos a nosotros mismos con el objetivo de vivir a consciencia vamos a continuar para llegar hasta el final.

Manual del guerrero de la luz (1)

Manual del guerrero de la luz (1)

[Manual del guerrero de la luz. Paulo Coelho (1997)]

Hacer algo fuera del común
Bailar en la calle mientras se va al trabajo,
Mirar los ojos de un desconocido,
Hablar de amor a primera vista,
Defender una idea que parece ridícula,
Llorar antiguas penas,
Cambiar de rumbo para tomar una aventura soñada,
Abandonar todo sin culparse por haber hecho una locura,


Todas estas cosas, dice Coelho, definen a una persona que está en camino de su Leyenda Personal, haciendo Su vida. Añade que una persona así no intenta representar el papel que otros han escogido para él.

Todo esto me hace recordar las veces que intentamos ser quienes no somos, representando un modelo, repitiendo conductas y hábitos, limitándonos a aquello que se espera de nosotros, sin estridencias, sin quejas, sin luchas interiores.

Crecemos y lloramos menos, sentimos menos intensamente las cosas, nos resbalan otras… Creo que perdemos independencia, no buscamos lo que queremos, estamos más pendientes de la vida de los demás que de la nuestra yendo detrás de las revistas de famosos, la TV, el periódico, novelas, etc. Poco espacio dejamos a la reflexión, a preguntarnos quiénes somos, qué nos queda por hacer o qué podemos hacer por los demás, qué podemos aportar de único al mundo.

Noche mágica. Niños! Atreveos a soñar!

["Persigue tus sueños" de Antoine Filissiadis]

Buff... la noche de reyes magos... Qué suplicio tener que esperar toda la noche para correr “raudo y veloz” hacia el comedor y descubrir un sofá cubierto de juguetes para mis hermanas y yo. Sí, era un niño egoísta, materialista... y quién no lo es cuando, en la primera infancia, en el colegio, entre los compañeros, no se hace más que hablar de quién tiene ese u otro juguete o la última consola del mercado...

Toda la magia tiene lugar en el corto periodo que cubre la noche más espectante del año. Una vez se han abierto todos los paquetes y el comedor queda cubierto de papeles y cajas, toda la magia se ha esfumado.

No hay que dejar de soñar y tampoco robarle protagonismo a la magia. Precisamente son los sueños y la espectación los que generan magia. Pero cuáles son vuestros sueños? No es sencillo saber cúales son, puesto que nos los negamos contínuamente, los reprimimos. Apenas llegamos a reconocer 3 o 4 sueños cuando deberíamos contarlos por decenas! Os parecen demasiados?

Cuanto miedo tenemos a soñar. Decidimos morir en vida. Miedo a fracasar, miedo a perder que hace que ya hayamos perdido! Vivir es atreverse a soñar aunque cumplir un sueño es también estar dispuesto a pagar un precio por él. Si pretendes ahorrártelo acabas pagándolo.

Podemos escoger dónde vivir, en qué trabajar, la pareja o amigos con quién compartir la vida o pedazos de ella...

Nos quejamos porqué tenemos dónde elegir, elige vivir! Cada uno de tus días puede ser más aburrido o más lleno según tus decisiones, tus elecciones, tu escoges. Arriesgando, poniendo una pizca de locura e imaginación quizá te sorprendas al descubrir cosas que tan siquiera te habías atrevido a soñar.

Es importante saber que vamos a morir para poder vivir, como importante es la sombra para la luz, la tristeza para la alegría, el blanco y negro para el color!

Todos tenemos algo dentro, hay que explotarlo y rescatarlo de las sombras y mediocridades que nos inundan.

De Cafarnaún a Jerusalén (IV)

Es de la gente que he aprendido la ternura y el amor intenso, gratuito… No es un invento ni un deseo inalcanzable.
Hay quien dedica su vida, día a día, al cuidado de los hijos, mayores, desvalidos… Con alegría y sufrimiento van ofreciendo lo que nunca le podrán devolver. ¿Se puede medir la cantidad de amor que hay en una actitud semejante? Mi madre era así, pero no encontrarás una razón. Hay más ejemplos. He visto gente perdonando a otra gente. He conocido gente que ha escondido a un fugitivo o cuidado un vecino viejo, enfermo, cabezón y cascarrabias. Amar es el patrimonio de la humanidad. ¿De donde viene una capacidad tan universal, indestructible, permanente? El Dios de nuestros padres les daba miedo, las Escrituras son difíciles de leer, sí. Pero pese a que ese Dios que no miraba a las mujeres es objeto de su amor y, por el otro lado, las Escrituras se vuelven transparentes des de la perspectiva de la gente que sabe amar sin medida. Entonces se convierte en la historia de los amigos del Dios de la justicia, el pequeño, el pobre contra el poder y el grande. La vida y la muerte, es la historia de nuestro pueblo. Cuando descubrí el lazo entre el Dios de la Vida y la vida del hombre me fue fácil dar alas a la voz de mi interior que, antes de todo discurso de la razón, ya me había dicho que era así. Que podía ser así. Que debía ser así.

De Cafarnaún a Jerusalén (III)

El joven preguntó:
- ¿La muerte de mi padre puede ser una experiencia de Dios? ¿Estáis seguro de esto?
- No puede salir nada bueno de ninguna muerte, no nos sirve como punto de partida. Conduce directamente al absurdo. Nos interesa el contrario de la muerte: vida, felicidad, sentido. En una palabra, amor.
Te hablaré de un amor que no ha venido a ser servido sino a servir. No todos los amores son amor, sabes?
Éste en concreto lo descubrí entre la gente de Nazaret. Primero en mi casa. Después entre los hombres y mujeres de aquí y allí. Para ellos era lo más normal del mundo y no le daban más importancia.
De hecho, cualquier ser humano ha sido capaz, al menos una vez en la vida, de amar con un amor gratuito.
Hay una razón. La ternura es la pasta de la que todos estamos hechos. Todos. Pase lo que pase quedará una chispa de ternura, estoy convencido de ello. Amar es el movimiento natural de la humanidad, esto no significa que sea lo más habitual.
Mira, la vida me ha enseñado una cosa. Cuanto más humano más frágil. Cuanto más real, menos evidente.
Esto explica que los humanos nos perdamos en nuestras cosas y que Dios, realidad de la realidad, sea lo más oculto, lo menos necesario e inasequible a la inmediatez de la comprensión humana.
Hay un hecho que siempre me ha parecido incomprensible: que el hombre pueda prescindir con tanta facilidad de eso que lo hace humano. No es extraño pues, que la experiencia de Dios sea tan gratuita.. tan rompediza.. ¿Entiendes lo que te quiero decir?

De Cafarnaún a Jerusalén (II)

Hay un punto de contacto entre Dios y los hombres, entre Dios y el yo. No hace falta salir de lo que hacemos o esconderse. ¡Lo he intentado explicar tantas veces!
"-Estad atentos a lo que sucede a vuestro alrededor, a los momentos cotidianos e imperceptibles por donde fluye un río de vida".
Aquí está nuestro Dios, escondido, enterrado, sembrado. Es aquí donde hay que buscarlo. Sí, escondido: a Dios nadie le ha visto nunca. Pero está. Activo. Dinámico.
Hay un punto de contacto anterior al yo… pero parece que se ha roto el hilo entre Dios y los hombres.
Uno de sus síntomas es el aburrimiento que nos hace ver todo gris, inconsistente, igual. Sin embargo al otro lado está la pasión por vivir!
El secreto, para mi, es saber hacer del dolor una oportunidad para saborear la vida.
No cualquier dolor sino aquel que está escrito bajo el cartel que lleva nuestro nombre: el de la soledad. El hambre de libertad. La responsabilidad de hacer éste mundo la casa de todos. El otro… sí, el otro… siempre cercano y siempre tan infinitamente distante… buscado… desconocido.
Todo esto junto con el mal, el amor y la muerte me remite al origen, a las raíces, me ha abierto al Dios de la Vida.
Primero como un enigma.
Luego como una intuición silenciosa.
Más tarde como un deseo.
Mucho más tarde, como el encuentro con Alguien a quien he tenido que poner un Nombre.

De Cafarnaún a Jerusalén (II)

Hay un punto de contacto entre Dios y los hombres, entre Dios y el yo. No hace falta salir de lo que hacemos o esconderse. ¡Lo he intentado explicar tantas veces!
"-Estad atentos a lo que sucede a vuestro alrededor, a los momentos cotidianos e imperceptibles por donde fluye un río de vida".
Aquí está nuestro Dios, escondido, enterrado, sembrado. Es aquí donde hay que buscarlo. Sí, escondido: a Dios nadie le ha visto nunca. Pero está. Activo. Dinámico.
Hay un punto de contacto anterior al yo… pero parece que se ha roto el hilo entre Dios y los hombres.
Uno de sus síntomas es el aburrimiento que nos hace ver todo gris, inconsistente, igual. Sin embargo al otro lado está la pasión por vivir!
El secreto, para mi, es saber hacer del dolor una oportunidad para saborear la vida.
No cualquier dolor sino aquel que está escrito bajo el cartel que lleva nuestro nombre: el de la soledad. El hambre de libertad. La responsabilidad de hacer éste mundo la casa de todos. El otro… sí, el otro… siempre cercano y siempre tan infinitamente distante… buscado… desconocido.
Todo esto junto con el mal, el amor y la muerte me remite al origen, a las raíces, me ha abierto al Dios de la Vida.
Primero como un enigma.
Luego como una intuición silenciosa.
Más tarde como un deseo.
Mucho más tarde, como el encuentro con Alguien a quien he tenido que poner un Nombre.

Domingo Santo

Domingo Santo Miriam me llamó para hablar.
- ¡Oh Lodbrog! Lo he oído.
Estábamos solos y la tenía cerca mío, buscando la protección y la fuerza de mis brazos.
- Pilatos ha fallado. Lo crucificaran. Pero aun hay tiempo. Ves con tus soldados que sólo le vigilan el centurión y un puñado de hombres. Síguelos. Coge un caballo más para el.
Acabó con rodear mi cuello con sus brazos, con la cara tentadoramente a tocar de la mía, con aquellos ojos solemnes y llenos de promesas. Estuve mudo. Ya os lo había advertido: era la su feminidad, la mujer que llevaba dentro. Había olvidado la eterna lección: una mujer siempre es una mujer. En los momentos graves y decisivos las mujeres no razonan sino que sienten, su último santuario es su corazón y no el cerebro.
- Trae un caballo más, yo lo conduciré, iré contigo dondequiera que quieras ir.
Eso era un soborno, un acto mezquino. No dije nada. Era la tristeza de saber que abrazaba a quién nunca volvería a rodear con mis brazos.
- Sólo tú lo puedes salvar. Habla Lodbrog! Eres fuerte, un hombre de pies a cabeza, di sólo una palabra y se salvará y yo siempre te querré.
- Soy romano.
- ¡Un esclavo de Tiberio eres tu! pero los del norte como tu no sois romanos.
- Como el pan de Roma... y todo por un simple hombre...
- ¿ No lo entiendes? es mucho más que esto! Dios vivo, no sólo un mortal.
- Somos un hombre y una mujer. Nuestra vida pertenece a este mundo. Los otros mundos son locuras, dejemos soñar a los locos. Dejémosles, aquí estamos tu y yo… y en esta dulzura que nos hemos descubiertos seguiremos.
- ¡Toda la grandeza, bondad, gracia de Dios está en Él y tendrá una muerte vergonzosa! es Dios, es inmortal!
- ¡Entonces, si es inmortal la muerte al Gólgota no acortará su inmortalidad ni en el grosor de un pelo! - ¡Oh! Tienes la cabeza sellada, rubio del norte.
- ¿No dicen que estos sucesos se profetizaron hace ya mucho tiempo?
- Sí, sí... las profecías mesiánicas. Él es el Mesías.
- Pues quién soy yo para hacer mentirosos a los profetas.
Se escurrió de mi hasta que mis brazos estuvieron vacíos de ella.
- No me quieres – dijo.
- Te quiero más de lo que podrías sospechar y estoy orgulloso de este amor porqué para mi es muy valioso. Roma es mi madre adoptiva. De poco valdría el cariño que te tengo y este orgullo mío si la traiciono.
Se desató dentro de mi un río contenido de deseos. Corrí hacia ella y la abracé. Me habría gustado huir con Ella hacia Siria, lejos de aquella ciudad maldita. Se debatió, me pegó una bofetada a la cara pero no la dejé porqué sus golpes me parecían dulces como el azúcar.
Al fin cedió: fría e inmóvil. Sabia que aquello que agarraba no me quería. Para mi aquella carne adorable que tenia entre brazos era como muerta. Lentamente aflojé y dejé que se fuera.
Se giró, travesó la sala solitaria, y, sin volverse, corrió las cortinas y desapareció.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sábado Santo

Sábado Santo Anás libró Jesús a Caifás y éste a Pilatos. Cuando Pilatos se presentó delante de los que le traían a Jesús cayó encantado de su personalidad. Yo estaba y lo sé. Pilatos lo veía por primera vez. Su rabia había crecido pero así que lo vio se mostró solícito. Declinó las propuestas de los que lo traían y les dijo que procediesen según su ley ya que Jesús era judío y no romano. Ellos chillando dijeron que no tenían poder sobre la vida y la muerte. Pilatos llevó Jesús a la sala del tribunal. ¿Qué le sucedió? No podría decirlo. Sólo se que salió otro Pilatos. Si antes se mostraba reticente a matarlo ahora se negaba a hacerlo por respecto al pescador.
La turba no paraba de bramar: -Crucifícalo, crucifícalo!!
Miró de calmar la chusma burlándose de Jesús como un pobre loco inofensivo, después ofreciéndolo en libertad como prisionero para la Pascua. Ordenó flagelarlo con la esperanza de divertir a la gente y apagar su manía. En la tortura vi el poder de Jesús, su encanto terrible. Pese la cruel farsa y el escarnio despiadado, el era rey. Estaba tranquilo observándolo, su paz se me contagiaba. Me encontraba satisfecho, sin sombra de desconcierto.
La lucha de Pilatos continuaba. La exigencia de sangre no se apaciguaba. Probó de negar su jurisdicción: Jesús no era de Jerusalén. Todo el mundo se abalanzó sobre las tropas de los auxiliares, se proclamaba la traición de Pilatos. Pilatos dudaba. Su mirada atemorizada me resbaló por encima pero no fue esto lo que me decidió. Jesús decidió para los dos. Me miró. Me condenó.
Ya sabéis el resto. De la sangre de Jesús, Pilatos se lavó las manos. Ni Tiberio, ni Pilatos, ni los soldados romanos: Lo crucificaron los sacerdotes y políticos de Jerusalén, lo sé. Pilatos le habría salvado, como yo mismo, salvo que Jesús consintió.

Viernes Santo

Viernes Santo La mañana siguiente volví a ver Miriam al patio de Palacio. Parecía dormida. No se fijó en mi, le costó reconocerme. Tan lejos estaba su mirada que me recordó aquel leproso de Samaria. Llevaba un mensaje ilegible en los ojos.
- Le he visto, Lodbrog! –musitó.
- Quieran los dioses que no le hayas afectado tanto como el a ti. Quién es El? Quizá alguien que ha vuelto a la vida para ponerte a los ojos esa luz?
- Ha vuelto otros a la Vida –contestó. Creo que Jesús ha vencido a la muerte. Es el príncipe de la luz, el hijo de Dios. Le he visto, te lo juro que creo en el.
Esa Miriam no era la que había tratado de plaga Jesús.
- Te ha hechizado – dije.
Los ojos se le humedecieron y se hacían hondos.
- Oh Lodbrog! es hechizador, más allá de lo que te pueda describir. Si le miras contemplarás toda la bondad y compasión del mundo. Le he visto, le he oído. Lo he dado todo a los pobres y le sigo.
Estaba con Pilatos cuando entró su mujer diciendo:
- El divino está con el, tiene un conocimiento personal de la naturaleza de Dios, los Dioses están hechos de su substancia.
Un hechizador de mujeres, pensé. Pero me equivocaba, también lo era de hombres. Hechizó a Pilatos y a mi.

Lunes Santo

Lunes Santo [Serie de relatos extraídos de Un rodamón a les estrelles de Jack London]

Me llamo Ragnar Lodbrog. Soy un hombre muy alto. Los romanos de mi legión me llegaban, como mucho, a los hombros. Pero fue más tarde, después de mi viaje de Alejandría a Jerusalén, que fui jefe de legión. No soy romano, vengo del Norte, pero ellos me capturaron. Me hicieron esclavo a galeras y como tal entré a Roma. Más adelante me liberaron y ya ciudadano y soldado, fui a Jerusalén. Cuando travesé la puerta de Jaffa atraía todos los ojos caían hacia mi. Todos eran hombrecitos pequeños, de osamenta estrecha y no habían visto nunca un hombre tan alto y rubio como yo.
Casi todas las tropas de Pilatos eran auxiliares salvo un puñado de romanos destacados en el palacio. Son buenos soldados pero nada a que ver con los romanos que son verdaderamente regulares y de fiar.
Había una mujer de la corte de Antipas, amiga de la mujer de Pilatos, que me presentaron la noche de mi llegada. Si sólo fuera difícil describir el encanto de las mujeres, os describiría Miriam. ¿Pero cómo es posible expresar en palabras la emoción? Es una percepción que nace como sensación y se convierte en una emoción más racional, una inefable sensación muy elevada. En general la mujer es hechizadora para un hombre. Cuando deviene particular, nombramos esta sensación: Amor. Miriam tiene para mi esta atracción particular. Era una mujer admirable. Su cuerpo de perla ultrapasaba la mediana de la mujer judía en altura y fineza. Pertenecía a la aristocracia de nacimiento, pero por naturaleza era mucho más noble todavía aún. Todo lo que hacía y la forma como lo hacía era tocado por la elegancia y la majestuosidad. Era inteligente, tenia agudeza de espíritu y, sobretodo, era muy femenina. Como veréis al final, su feminidad fue determinante para los dos. Morena, con piel de color de oliva, cara ovalada, los pelos eran de negro azulado, como los ojos: dos pozos gemelos de negrura dulce. Nunca se habían ajuntado dos tipos más perfectos para el rubio y el moreno.
Vibrábamos juntos en seguida. No hubo ni lucha interior, ni espera ni resistencia. Fue mía en el mismo momento que la mirada la acarició. Y a la primera muestra Ella supo que le pertenecía. Me acerqué, ella medio se incorporó en el diván, como si algo la arrastrase a recibirme. Y nos mirábamos intensamente hasta que la mujer de Pilatos lanzó una risotada nerviosa. Pilatos dirigía a Miriam una mirada muy significativa, como queriendo decir:
- ¿No es justo lo que te había prometido?

Martes Santo

Martes Santo Pilatos había oído decir cosas de mi, yo también lo conocía como el procurador del volcán semita de Jerusalén. Hablamos bastante de la situación local. Pilatos parecía aislado y deseoso de compartir sus ansiedades y pedir consejo.
Aquella noche tenía quebraderos de cabeza. Los judíos lo sacaban de quicio. Eran demasiado volcánicos y por si esto no fuera suficiente, eran sutiles. Los romanos tenían una manera directa y franca de encarar las situaciones. Los judíos no se acercaban directamente, excepto reculando cuando convenía. Si se los dejaba a la suya, actuaban haciendo muchos recodos. La irritabilidad de Pilatos era debida a que querían convertirlo en la bestia negra en materia de disensiones religiosas.
Roma no intervenía en los asuntos religiosos de los pueblos conquistados, pero los judíos todo lo mistificaban y daban sentido político a hechos estrictamente religiosos.
- Lodbrog- me dijo, no se puede decir nunca cuál de los pequeños nubarrones de verano desencadenará la tempestad. Mi misión es mantener la paz y el orden. Ojalá gobernara otro pueblo y no esta colmena que no esta en paz con Dios. Ahora mismo, en el norte, hay un hombre, un pescador, que se ha hecho predicador y milagrero: quien sabe si pronto no tendrá todo el país detrás.
Según los informes que he recibido Jesús no es político. Confío que Caifás y Anás no nos lo convertirán en una espina política para hundirme. Son peligrosos, el verdadero sumo sacerdote es Anás, Caifás es su sombra.
Me satisfizo, un poco más tarde, poder hablar en paz con Miriam. Era inmensamente rica, por lo cual no la habían forzada a matrimonio. Tenía una fuerte voluntad y era difícil de torcer en materia de maridos.

Jueves Santo

Jueves Santo Los informes de Pilatos hablaban de Jesús como un hombre que quería instaurar un nuevo reino: El Reino de Dios pero no aquí sino en el cielo. Mantiene la postura de pagar impuestos a Roma como respondió preguntado por los fariseos sobre la cuestión: "Al César lo que sea del César y a Dios lo que sea de Dios." Ciertos seguidores lo consideran Dios mismo.
- Quiere el trono de los judíos, Roma habría de tomar medidas - aseveró Miriam.
- ¿Contra quién? ¿El rey de los mendigos? No quiere poder en este mundo, por lo tanto tampoco el de la jurisdicción romana- dijo Pilatos encogiendo los hombros.
- Sí, pero ya está en Jerusalén, Anás se frota las manos y tiene a punto millares de peregrinos. Te ha dejado la faena y tendrás que cumplir.
- De qué me hablas?
- De la ejecución de este pescador.
- ¡No, no! ¡Seria un error vergonzoso! No ha hecho daño a Roma.
La conversación se acabó. Durante la noche, el ambiente se calentó aún más. A mediodía salí a caballo. La chusma había taponado las calles y no cedían el paso. Me escupían sin miedo, fácilmente me habrían podido matar y chillaban sin cesar. Vi Miriam. No es fácil esconder a mis ojos aquella fineza, ese andar airoso.
- Ya han cogido el pescador? – pedí.
- No aún. Ha subido a Jerusalén montado sobre un burro y algunos mezquines lo han saludado como rey de Israel. Es hombre muerto, su sentencia está firmada.
- Pero Pilatos no lo arrestará.
- Ya lo hará Anás, lo llevaran al Sanedrín y lo condenaran a muerte.
- Pero el Sanedrín no puede ejecutar un hombre.
- Pero Jesús es judío, no romano. Según nuestra ley es rehén de muerte, ha blasfemado contra la ley de Moisés.
- Pero el Sanedrín no tiene jurisdicción para matar.
- Anás forzará Pilatos a crucificarlo.
- Eres dura con un hombre inofensivo – sentencié.

Miércoles Santo

Miércoles Santo Tiberio me encomendó una misión lejos de Miriam. Indumea, después Siria y finalmente Galilea donde seguí las trazas de Jesús. Tuve la oportunidad de comprobar que tipo de gente tan extraña eran los judíos, tan locamente interesados en Dios. Jesús era carpintero, y después pescador, igualmente que sus compañeros que lo habían seguido en una vida de vagabundo. Unos lo tenían por profeta, otros como loco. Según el sólo los pobres ganarían el cielo, mientras ricos y poderosos quemarían para siempre en un lago de fuego y azufre. Para mi todos eran locos. Hacían exorcismos para echar demonios, curaban imponiendo las manos, se retiraban al desierto para hacer largas ayunas y volver con una nueva doctrina...
En volver a Jerusalén la exaltación de los judíos crecía. Alguien proclamaba el fin del mundo, otros la destrucción del Templo, el fin de la dominación romana y la llegada de un reino judío.
Pilatos estaba más ansioso que nunca:
- Con estos soldados que tengo... si tuviese romanos de verdad haría callar Jerusalén agarrándola por el gaznate.
Me instalé a Palacio donde, con alegría mía, encontré Miriam. Se acercaba la fiesta de Pascua y miles de peregrinos llovían por doquier: gente excitable, sino no se habrían tomado la molestia de peregrinar.
La ciudad era llena a más no poder, algunos acampaban a la periferia. Según Pilatos una decena parte se debían a Jesús el Nazareno. Anás y Caifás sabían lo que llevaban entre manos. Miriam dijo:
- Este pescador quizá está loco. Pero si lo está, hay que decir que la tiene muy ingeniosa la locura. Predica la doctrina de los pobres. Amenaza la Ley y también nuestra posición, ya lo sabes tu bien. Hay que aniquilarlo o nos destrozará.
Respondió la mujer de Pilatos:
- ¿No es extraño, viniendo de un simple pescador, tanto poder? Me gustaría ver este hombre tan remarcable.
Y Pilatos:
- Es un visionario, no un político. Hasta recomienda pagar los impuestos a Roma.
Persistió Miriam:
- Es que no lo veis? No es El sino los efectos que provoca los que lo convierten en un revolucionario. Sea como sea es una plaga que hay que erradicar.
- Por lo que he oído - dije yo- no tiene mal corazón. Lo vi curar diez leprosos en Samaria hacia a Jericó. Con estos ojos. Seguí los leprosos para estar seguro y la lepra había desaparecido. Había uno que, sentado al sol, se palpaba el cuerpo y miraba y remiraba su piel suave y no creía lo que veía. No podía hablar ni mirar nada salvo su carne y no me vio ni siquiera llegar. Estaba pasmado.
La mujer de Pilatos estaba azorada y maravillada con el relato.

Amistad

[Leyendo "La identidad" de Milan Kundera reflexiono sobre la amistad cruzando frases del libro con pensamientos]

"La amistad le es indispensable al hombre para el buen funcionamiento de la memoria. Para que la integridad del propio yo no se encoja hay que mantener regularmente el contacto con los testigos del pasado, los amigos. Son nuestro espejo.

Lo que más deseé en mi infancia era otra cosa: la amistad como valor superior, por encima de todo. Me gustaba decir: entre la verdad y el amigo, me quedo con el amigo.

Hoy ya no vale, valía para Los tres mosqueteros donde los cuatro amigos se encuentran a veces en bandos opuestos, obligados a luchar entre sí. La ideología imperaba sobre la verdad de cada bando, sobre el rei, nada menos.

¿Cómo habrá nacido la amistad? Seguramente como una alianza contra el enemigo o la adversidad... Puedes pasar la vida sin amigos porqué hoy en día las circunstancias no se prestan a buscar a un amigo herido en el campo de batalla, ni a desenvainar el sable para defenderlo. Atravesamos la vida sin mayores peligros, y por lo tanto, sin amistades a poner a prueba.

Ya no se puede pedir a un amigo algo que le perjudique para hacerte un favor, sería una descortesía y la amistad actual es un pacto de cortesía, está vacia de contenido, de lealtad incondicional.

La gente que te conoce puede actuar de dos maneras: unos se uniran, discretamente, en la neutralidad, como si no vieran u oyeran nada. Entre los otros, los valientes y considerados, estaran tus amigos. Esos te seguiran defendiendo so pena de ser mal vistos por el colectivo."

En estos pasajes se plantea la pérdida de contenido de la amistad. Quien se puede considerar amigo tuyo? Dicen que se pueden contar con la palma de la mano... La vida pone algunas pruebas y con los hechos se demuestra o se desmiente la amistad. Sin embargo, en general nunca lo sabemos, dudamos de si es o no nuestro/a amigo/a hasta que el destino te separa físicamente de él/ella y, entonces, si la comunicación permanece, hay amistad. Sinó, si no hay voluntad de hacer el "esfuerzo" de preguntar por él/ella, la amistad, si es que existió en realidad, se diluye.
Nuestros amigos estan dispuestos a dar la cara por nosotros? Y nosotros por ellos?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Su corazón

Su corazón [Inspirado en 'el Alquimista' de Paulo Coelho]

Intentaba escuchar su corazón. Era un corazón difícil. A veces, su corazón, se pasaba horas explicando historias del pasado, removiendo las aguas espesas de sus recuerdos.

Pero él sabia que el futuro era de Dios, la única forma de adivinar el futuro era por las señales del presente. Si prestaba atención al presente, lo podría mejorar y esto ya era construir un futuro.
Su corazón le decía que olvidara el futuro y viviese cada día su vida con confianza.
Quería conocer su corazón. Éste controlaba casi directamente sus pensamientos. Ya sabía que sus pensamientos tenían que concentrarse en el presente valiéndose de la experiencia del pasado para cimentar un futuro.

Ahora quería escuchar sus ritmos. A veces se alteraba o se emocionaba por cualquier cosa, entonces latía con más frecuencia.
Tenía varias intensidades. Cuando el chico era pequeño y llegaba a su casa corriendo asustado, se tumbaba en su cama entre sollozos ahogados en su almohada y podía notar en el pecho fuertes y largos latidos. Recién despierto por las mañanas holgazanas entre respiraciones profundas apenas lo notaba latir.

Pero su corazón no era sólo un músculo, quería saber qué era lo que lo movía. Su alma. Su corazón le hablaba sin descanso aunque él no le escuchase.

“Cuando no sigues mi consejo hablo flojito pero nunca callo. Me puedes sintonizar cuando quieras pero intento no hacerme notar para no interferir, para que no te sientas triste desobedeciendo tu corazón.”

El corazón no sólo le daba consejos en sus decisiones y le daba su visión del mundo y la vida. También albergaba sentimientos, como el miedo. Miedo a no conseguir sus metas.

El corazón era su consejero pero a menudo se peleaba con él, se sentía traicionado por él. Tenía que conocer bien a su corazón. La traición es el golpe inesperado. Mediante el conocimiento la traición se desvanece. Así conocería sus sueños y sus deseos. Sólo así sabría cómo tratarlos. Nadie puede huir de su corazón, más vale escucharlo.

Así fue descubriendo todos los puntos débiles, trucos y trampas de su corazón. Supo que su corazón sufría en los amores y sueños rotos, en los momentos que podrían haber sido buenos, en las oportunidades perdidas de descubrir algo nuevo.

A veces, notaba que su corazón estaba en silencio. Entonces podía descansar por completo, se sentía en paz.

El último reducto de la libertad humana.

[Del libro: "El hombre en busca del sentido" de Viktor E.Frankl]

"Se podría sacar la conclusión que en un campo de concentración el ser humano es alguien inevitablemente influido por su entorno." Su estado físico y mental parecen estar bajo presión incesante y absoluta, sin margen de maniobra.

"Pero, ¿y la libertad humana? Es ésta libertad espiritual, irrebatable, lo que hace que la vida tenga sentido. Tenemos posibilidad de
elección: la última de las libertades humanas es la elección de la actitud personal ante las circunstancias para decidir su propio camino".

Otra cosa es que éste camino esté a nuestro alcance o no.
"En el campo se nos planteaba la ’oportunidad’ de añadir un sentido más profundo a nuestra vida, dar la talla afrontando nuestro sufrimiento y así hacer grande la dignidad humana. Muchos de los que se suicidaban argumentaban que ’la vida no tiene sentido’.

En realidad no importa que no esperemos nada de la vida sinó que la vida espere algo de nosotros.
Basta que te espera tu amor, un hijo o algun proyecto personal para seguir luchando aunque el presente no tenga sentido.
Cada día se nos hacía eterno, muchos preferían cerrar los ojos, vivir en el pasado... no se tomaban en serio, no se reconocían en el presente y perdían la fe en el futuro."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres